Objetivos

 

 

Formar un núcleo de Fraternidad Universal de la Humanidad, sin distinción de raza, credo, sexo, casta o color.

 

El primer objetivo se basa en el hecho de que todos los hombres comparten una misma naturaleza espiritual y han de alcanzar finalmente una meta espiritual. Apela a los hombres de todas las creencias, a unirse en una única plataforma de respeto mutuo y tolerancia y se sustenta en las pruebas de que todas las religiones surgieron de una fuente común.

 

Este primer objetivo fomenta la unidad de la Vida. Todos tenemos intereses y ocupaciones de toda clase y algunos de ellos tienen poco que ver con el sendero evolutivo.

 

Podemos apreciar, a través de este primer objetivo, a pesar de nuestras diferencias e intereses personales, que como seres humanos tenemos algo que compartir que es nuestra Humanidad.

 

Mientras intentamos llegar a niveles superiores, la Sociedad Teosófica, a través de este primer objetivo, colabora a crear esta conciencia de la unicidad de la vida.

 

Fomentar el estudio comparado de la Religión, la Filosofía y la Ciencia.

 

El segundo objetivo insiste en la necesidad de trasladar nuestra atención desde una vida cómoda y confortable hasta lo que podríamos llamar valores superiores.

 

La Sociedad Teosófica no nos dice cuál religión es la mejor, pero sí señala a la Religión en general como algo que puede ayudar al progreso humano. El estudio de la Religión tiene que ser algo no personal y fundamental, sino la religión en sí misma. Así, los seres humanos podrán elevarse hasta niveles superiores de conocimiento y comprensión.

 

La filosofía es un modo de pensar que ve todas las cosas como parte de un todo. El miembro de la Sociedad Teosófica llega a darse cuenta de que existe la Totalidad de la Vida, y de que hay maneras de descubrirla. La Ciencia ayuda a ésta búsqueda con todas sus descripciones. Ella nos dice que todas las formas distintas son interdependientes. La ciencia actualmente, ha llegado al punto de ver la unicidad en todo el proceso de la manifestación.

 

Así pues, la Religión, la Filosofía y la Ciencia juntas, en el sentido más amplio y no en un sentido formal, pueden conducirnos hasta nuestro destino natural, es decir, hacia planos de comprensión superiores.

 

Hoy en día, la mayoría de la gente se dedica a buscar formas de vivir mejor físicamente, pero esto no es algo fundamental en la vida. Lo que importa es lograr que la mente se eleve desde los niveles materiales de percepción hasta otros superiores. Hay que usar la mente para meditar sobre la naturaleza de las relaciones no físicas.

 

Investigar las leyes inexplicables de la Naturaleza y los poderes latentes en el hombre.

 

Existen poderes latentes en nosotros, y si conseguimos utilizarlos seriamente, podremos acercarnos al corazón de la Naturaleza. Este objetivo lo pueden practicar solamente las personas que intentan vivir de acuerdo con los otros dos objetivos.

 

Este objetivo lleva a la persona más allá de sí misma, cuando llega a un nivel universal absolutamente en todo y deja de preocuparse por las pequeñas cosas que interesan a los seres humanos comunes aferrados a acciones que nos mantienen ligados con el nivel prehumano.

 

Cuando estudiamos la naturaleza y vamos más allá de lo que sentimos que puede conocerse, descubriremos todos los poderes latentes en nosotros y nos elevaremos por encima de nuestra conciencia actual.

 

El conocimiento que es ilimitado, y el amor universal que puede superar todas las dificultades de la vida, tienen la capacidad de ver lo que realmente tenemos ante los ojos, pero que permanece oculto porque nuestra visión es limitada.

 

Cuando el ser humano percibe esa libertad, esa unidad de la vida, sabe que la unicidad pertenece a la vida misma y no a ninguna persona en particular.

 

Si alguien piensa “Soy virtuoso, generoso, etc . . .”, deja de tener algun mérito. La virtud es lo que es gracias a las maravillosas cualidades que sabemos que pertenecen a la vida y no a ninguna persona.

 

Los griegos decían que la virtud pertenece a ese todo, a la conciencia suprema, y no a nosotros mismos. Todas las ideas que tenemos acerca del “yo”, desde un punto de vista superior, son falsas.

 

Existen seres que han abandonado sus apegos y se consideran Santos porque son liberes y en ellos florece la unicidad.

 

Todas las facultades que se desarrollan en una persona santa y sencilla irradian sabiduría. Estos seres nacen en el mujndo para ayudar a los demás. En ellos solo hay acciones puras en donde no se reacciona a nada.

 

Por esto, es importante darse cuenta de cuando el ego hace creer que alguien es virtuoso, inteligente, etc. . . no es real. La virtud es realmente un movimiento que parte de dentro, igual que el Sol cuando sale derrama su luz sobre el mundo, resaltando la forma y los colores de todo lo maravilloso y lo verdadero. Es amor, e ilumina la belleza, la verdad, la armonía y todo lo glorioso que tienen los demás. El amor es la verdadera acción.

 

Radha Burnier

Presidenta Internacional de la Sociedad Teosófica

 

Revista “The Theosophist” 2008

Emblema

 

Los Símbolos han sido el lenguaje de la Sabiduría Eterna, en su aspecto místico esencial. Sólo los Iniciados, los que conocen la Tradición Oculta y la trasmiten personalmente y en lenguaje simbólico, están en condiciones de entenderlos. Para los faltos de intuición, el símbolo permanece insondable. La mejor forma de entender un sello es considerarlo como un ser vivo, que recibe vida y al mismo tiempo la da a quien sabe interrogarlo. Y para llegar a él no hay más que un camino, el de la concentración, la meditación y de la contemplación activa.

 

EL EMBLEMA de la Sociedad de Teosófica está compuesto de varios símbolos. Todos ellos han sido usados desde épocas muy remotas para expresar profundos conceptos espirituales y filosóficos acerca de la humanidad y el universo. Se los encuentra en variedad de formas en las grandes religiones del mundo y su universalidad es demostrada aun más por aparecer en culturas muy distantes. Cada símbolo, estudiado separadamente, nos aporta una rica comprensión. Tomados juntos, como en este emblema, sugieren un vasto esquema evolutivo, abarcando toda la naturaleza física y espiritual. Su estudio puede llevar al investigador serio a contemplar alguno de los más profundos misterios de la existencia. La interpretación ofrecida aquí tiene que ser tomada como sugestiva de las verdades que ellos buscan transmitir, más que una interpretación exacta de su significado.

 

LA SERPIENTE o Dragón en todas las simbologías y religiones arcaicas se la ha asociado a la Sabiduría o al conocimiento de cosas ocultas. Los “Dragones de Sabiduría” se denominaban antiguamente a los Grandes Iniciados, a Instructores o Maestros en Religión, Filosofía y el Arte de Curar. En el Sello teosófico alude al conocimiento que es posible obtener en este Universo, es decir LA TEOSOFÍA. Es el símbolo eterno de la Sabiduría espiritual más alta. Se le asocia con el conocimiento arcano. Es conocida como Ouroboros, símbolo de fuerza, de la naturaleza encadenada o de la materia sin forma. Cuando, como aquí, se representa tragándose su cola, se convierte en un símbolo de la Eternidad, sin comienzo ni fin; es un símbolo de regeneración. Representa al Ego que evoluciona y se traga al fin su propia personalidad acabando con todos sus deseos; y por otra parte, es la personalidad venciendo al Ego y arrastrándolo al ciclo de reencarnaciones por el karma engendrado en la satisfacción del deseo y de la vida separada. El propio círculo es un símbolo antiguo de eternidad y representa lo Absoluto, lo inmanifestado que contiene los potenciales de toda la forma. Por la forma circular de su conjunto, simboliza también el movimiento perpetuo y el proceso circulatorio. Es un modelo de la bipolaridad, con la cabeza, inteligente, activa y la cola material, pasiva. En el antiguo Egipto, era un emblema del "eterno ciclo", representando la naturaleza cíclica y eterna del universo, (desde el Uno hacia el Uno), significado posteriormente adaptado por los gnósticos, cabalistas y alquimistas. En algunos escritos se presenta bajo la forma de una dragón, el "dragón alquímico", que significa la acción de devorar, fundir, digerir, coagular o fijar. Como representante de la esfera infinita, el "huevo mundial" de cosmología arcaica, es un símbolo que se encuentra en toda religión mundial y filosofía.

 

LOS TRIÁNGULOS ENTRELAZADOS, como todos los símbolos más importantes, lo encontramos grabados en todos los templos y obeliscos egipcios, rodeado de leyendas explicativas. En la India se le llama “Sello de Vishnu” y es usado como talismán. En el buddhismo simboliza el Nirvana. No se sabe la razón de que en Occidente sea conocido como sello de Salomón, aunque se supone que debe ser porque llegó a Europa junto con otras tradiciones referentes al Rey de Israel. Los dos triángulos enlazados forman el Doble Triángulo, uno (más claro) apuntando hacia arriba y el otro (más oscuro) apuntando hacia abajo, simbolizan el descenso del espíritu en la materia y su emerger de los límites confinantes de la forma. Al mismo tiempo sugieren el conflicto constante entre las fuerzas de la luz y las fuerzas oscuras, en la naturaleza y en el hombre. Es el símbolo más perfecto de la involución y de la evolución realizada rítmicamente. Energía y materia se entrelazan y producen el ritmo. La dirección que suele tener un triángulo determina su significado. Si esta dirigido hacia arriba significa el elemento masculino y el Fuego Divino; si está dirigido hacia abajo representa el elemento femenino y las aguas de la materia. Cuando, el triángulo doble está ubicado dentro del círculo de la Serpiente, representa el universo circunscrito a las limitaciones de tiempo y espacio. Las tres líneas y tres ángulos de cada uno de los dos triángulos pueden recordarnos los aspectos triples del espíritu: la existencia, la conciencia y la beatitud, y los tres aspectos de la materia: la movilidad, resistencia y ritmo.

 

LA CRUZ ANSATA o Ankh. Es un símbolo egipcio antiguo de resurrección. Está compuesto del Tau o cruz en forma de T, coronada por un pequeño círculo. Se la puede ver a menudo sostenida en la mano de las estatuas egipcias y en las pinturas murales de las tumbas. El Ankh, por lo tanto, expresa el triunfo del espíritu sobre la materia, de la vida sobre la muerte, del bien sobre el mal. Es la Cruz de la Vida, el símbolo de la Resurrección y la inmortalidad. La TAU formada por la línea horizontal Materia o principio femenino y por la línea transversal, Espíritu o rayo descendente masculino, coronado por el Circulo del Mundo, era en Egipto atributo de Isis. Así como la palabra OM era la palabra sagrada de la Raza Indoeuropea, la palabra sagrada de los Atlantes era TAU. Los Pitris solares han otorgado a la Humanidad entre otras múltiples cosas el símbolo de la Tau o “Balanza de la Justicia” como cruz y como medio de glorificación. Sopesando todo acto en nuestra vida, buscando el equilibrio, la armonía con el medio y con nosotros mismos, lograremos esa glorificación, el contacto con nuestro Maestro interno. La Tau simboliza el divino andrógino o sexualidad indiferenciada. Los griegos la llamaban Aupt. El nombre Tau es hebreo y de ese idioma lo tomaron los griegos que designaron con él a una consonante de su alfabeto, la T de los occidentales. Según H. P. Blavatsky significa “Sendero” El Tau simboliza la materia o el mundo de la forma; el círculo pequeño representa el espíritu o la vida. Representa además al Hombre, encerrado y sujeto por las limitaciones y que sin embargo contiene en germen todas las potencias, las fuerzas, el poder, la belleza del Universo. Así que puede decirse que la figura de los triángulos entrelazados que adjuntan el ankh representa al humano triunfante y lo divino triunfante en el humano.

 

LA ESVÁSTICA, aparece en el emblema entre la cabeza y la cola de la serpiente. En la filosofía esotérica es el diagrama más antiguo y de significado más místico. Se la encuentra en la India, con el nombre de esvástica, de la raíz "svash" que es una forma de saludo, similar a la persignación de los cristianos. Se la conoce también en India, como cruz Jaina. Se la encuentra en la China, Tibet y Siam y entre las antiguas naciones germánicas y escandinavos, en la forma de Martillo de Thor. Se le llama también "Sello del Corazón" porque en muchas representaciones de Budha figura en el centro de su corazón. Es una de las numerosas formas en que se encuentra el símbolo de la cruz. Es la cruz Ígnea, ardiente, con los brazos de flama que giran en el sentido de las agujas del reloj, para representar las tremendas energías de la naturaleza, que incesantemente crean y disuelven las formas a través de las cuales tiene lugar el proceso evolutivo. En las religiones que reconocen los tres aspectos de la Deidad, la esvástica está asociada con la Tercera Persona de la Trinidad quien es a la vez, el Creador y el Destructor: Shiva en el Hinduismo y el Espíritu Santo en el Cristianismo. Aplicándolo al Hombre o Microcosmos se presenta como un enlace entre el Cielo y la Tierra donde el Principio Dios está en la Humanidad como todo el resto está en El. La figura muestra al humano como el eslabón entre el cielo y tierra, una "mano" que apunta hacia cielo o espíritu y el otro hacia la tierra o materia. Rodean a la esvástica dos círculos concéntricos. En el aspecto macrocósmico el interior significa el Universo y el exterior, el Cosmos, mayor conteniendo a aquél, pero sometidos ambos a las mismas leyes. En el aspecto microcósmico o humano, el círculo interior es el campo de la manifestación egoica y el exterior el de la monádica, o, lo que es lo mismo, la esfera de la Inteligencia y de la intuición.

 

OM, LA PALABRA SAGRADA del Hinduismo, corona el emblema de la Sociedad Teosófica. La sagrada palabra Aum u Om, está en caracteres Sánscritos, y tiene una importancia profunda, pues es la síntesis de todo sonido creador, de toda manifestación. Simboliza el verbo creador o Logos, la Realidad inefable que es la fuente de toda la existencia. Nos recuerdan la declaración: "al principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios." Om es una palabra de poder y sólo debe proferirse con la mayor reverencia. Colocado encima de la serpiente, es el lazo que une al Universo con el Cosmos. En cierto sentido, une lo inmanifestado con la pequeña fracción de Eternidad manifestada. Es una especie de canal por el que fluye en perpetuo vaivén la energía espiritual, probando que lo uno no puede estar desligado del otro. Todos nuestros esfuerzos están abocados a mantener libre de obstáculos el canal.

 

EL LEMA: "SATYAT NASTI PARO DHARMAH", que se traduce como "No hay Religión más elevada que la Verdad" , escrita en letras sánscritas, (en el original) y ubicada alrededor del sello, en su parte externa, dice que la Verdad, es la búsqueda de todos los teósofos, cualquiera sea su fe. Todas las grandes religiones, son la incorporación de esa Verdad y un sendero hacia su comprensión, ya que reflejan en alguna medida, la luz de una Sabiduría eterna y espiritual. EL EMBLEMA ENTERO habla a una percepción interna, a la intuición y al corazón, sacando el divino en cada individuo que lo contempla. En su totalidad, representa una síntesis de grandes principios cósmicos que operan a través de los ciclos involutivos y los ciclos evolutivos, que nos traen, en el correr del tiempo, la realización de nuestra naturaleza divina.

OTS

 

 

Corresponsal: Lissette Arroyo

E-mail: ots@sociedadteosofica.mx

Sede nacional de la OTS: Sede Nacional:

Calle Ignacio Mariscal No. 126

Col Tabacalera Mexicana

Delegación Cuauhtémoc, c.p. 06030, México, D.F.

Teléfono: 5546-6545

Teléfono alterno: 51192820

Horarios de oficina:

 

 Lunes a viernes de 18:00 a 21:00 horas

 

 

www.sociedadteosofica.mx/ots.html

 

 

 

 

Afiliación

 

Lo único que tienes que hacer es dar tus datos y llenar el siguiente cuestionario.

 

Llenar cuestionario ►

 

 

 

Jóvenes Teósofos de México

 

Estamos creando la red de todos los jóvenes teósofos de la Sociedad Teosófica en México...

 

Ver Más ►

 

 

 

Donaciones

 

Donando ayudas al trabajo y mantenimiento de la Sociedad Teosófica en México.

 

Leer más ►

 

 

 

 

AFILIACIÓN DE MIEMBROS

 

 

 

Beneficios:

 

Asociarte con la Sociedad Teosófica Internacional, Sede en Adyar, Chennai, India.

 

Descuentos en libros, encuadernados y revistas del Centro de Información de la Sede Nacional.

 

Descuentos en Cursos, talleres, conferencias y eventos nacionales.

Invitaciones a eventos especiales reservados solo para miembros.

 

Información de eventos internacionales.

Participación activa dentro de las Ramas de Estudio. (voz y voto)

 

Ingreso automático a reuniones de Ramas Cerradas (solo para miembros).

 

 

Cuotas:

 

Membresía básica: $750.00 (setecientos cincuenta pesos por año)

 

Esta cuota te habilita a recibir todos los beneficios de membresía y a ser miembro de la Sociedad Teosófica en México.

 

Estudiantes menores de 25 años.

 

Membresía básica: $375.00  (trescientos setenta y cinco pesos por año)

 

Los estudiantes podrán acceder a esta cuota reducida adjuntando a esta solicitud comprobante de estudios actuales.

 

Personas mayores de 80 años: $375.00 (trescientos setenta y cinco pesos por año)

 

Membresía vitalicia: $25,000.00 (veinte y cinco mil pesos 00/100 MN)

 

Con una donación de $25,000.00 te puedes convertir en miembro de por vida de la Sociedad Teosófica en México. Los pagos pueden realizarse en una sola exhibición o mensualmente dentro de un período de dos años.

 

Las personas que se afilien a la Sociedad Teosófica en México tienen la oportunidad de formar parte de la organización nacional a través de un grupo local o formar uno.

 

Para mayor información comunícate al DEPARTAMENTO DE MEMBRESÍA escribiendo a:

 

membresia@sociedadteosofica.mx ó a los teléfonos

 

(55)55466545 de 18:00 a 21:00 horas de lunes a viernes con la Srita Gloria Ángeles Pulido.

 

(55)591192820 de 14:00 a 20 horas de lunes a viernes con la Srita Leticia Navarro

 

Requisitos:

 

Los pasos a seguir para ser miembro son:

 

1. Estar de acuerdo con los tres objetivos de la Sociedad Teosófica.

 

2. Llena el cuestionario, fírmalo y envíalo a membresia@sociedadteosofica.mx o imprímelo y envíalo a: calle Ignacio Mariscal No. 126, Col. Tabacalera Mexicana, Delegación Cuauhtemoc, c.p. 06030, México, D.F.

 

3. Pide una solicitud oficial a la Secretaría General, Presidente de Rama ó Director de Centro de Estudio.

 

4. Llénala y pide que esta solicitud oficial sea avalada por dos miembros activos de la Sección.

 

5. Agrega dos fotografías tamaño credencial a color o blanco y negro.

 

6. Agrega copia de tu IFE.

 

7. Deposita el pago de la cuota que le corresponda a la cuenta de la Sociedad Teosófica (solicítala a la Secretaría General o Presidente de la Rama o Director de Centro de Estudio) y agrega la ficha de depósito.

 

8. Entrega toda la documentación a la Secretaría General por medio del Presidente de la Rama o Director del Centro de Estudios, quién a su vez, la hará llegar a la Secretaría General.

 

9. La Presidenta Nacional dará el visto bueno. Y una vez aceptado se te entregarán los siguientes documentos:

 

- Diploma

- Copia de la solicitud avalada

- Credencial de miembro activo

- Reglamentos de la Sociedad Teosófica

- Carta de bienvenida de la Presidenta Internacional.

 

Cuestionario de ingreso

 

Llena el formulario de ingreso y a la brevedad nos pondremos en contacto contigo

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

 Ignacio Mariscal 126 Tabacalera CDMX 06030 México

 

CONTACTO

 

52 (55) 5546 6545  (Sede)

52 (55) 5119 2820 (Informes)